Últimos Vídeos

Hanna busca familia
En adopción (14 abril 2013)
Hembras en adopción (Corral 4)
Felices Fiestas (Navidad 2012)
Luz (14/10/2012)
En adopción (7 de julio 2012)

Buscar

El Albergue de Bañaderos es a su vez la Perrera Insular de Gran Canaria. A él llegan todos los animales recogidos por los respectivos Ayuntamientos, excepto Agüimes y Mogán. Es decir: 19 municipios. 

Se recogen anualmente unos 4.300 ó 4.500 animales, entre perros y gatos, en su mayoría perros. Un día cualquiera, pueden llegar entre 25 ó 30 animales. Esto no significa que recibamos todos los abandonados en esta Isla, sino el 50% de ellos, el otro 50% está esperando un sitio para poder entrar. Mientras, algunos mueren atropellados, de hambre o de sed.

De esto se desprende que el total de abandonos de mascotas, sólo en Gran Canaria, es aproximadamente de 10.000 cada año. Desolador. La solución no pasa (como algunas personas proponen) por ampliar instalaciones, porque lamentablente, a mayor espacio, mayor número de animales. Por otro lado, no se trata sólo una cuestión de espacio, sino de que cada uno de ellos merece ser atendido con dignidad.

Ojalá hubiera una mínima posibilidad de darles un hogar a TODOS en un tiempo reducido, pero desgraciadamente esto es imposible. No hay adoptantes para la cifra que les hemos referido, ni tampoco espacio en condiciones de salubridad para albergarlos. Porque no estamos hablando de los primeros 10.000, sino otros tantos cada año. ¿Hasta que cifra podríamos llegar?. No hay solución de inmediato, pero sí creemos que paliaría este desastre la prohibición, por parte de las Autoridades, de la venta de animales, así como las campañas de esterilización. Por otro lado, resultaría esencial el incorporar a la enseñanza en los colegios charlas acerca del amor y respeto que se le debe tener a todos los animales, para que las generaciones venideras no fueran tan crueles e irresponsables con ellos como lo son en la actualidad.

Por toda la problemática expuesta, desgraciadamente se hace imposible mantener este ritmo sin eutanasiar muchos de los animales que llegan y que no consiguen encontrar un hogar.

El plazo que establece la Ley para la adopción o eutanasia de un animal que llega es de 21 días, aunque podemos confirmarles que hacemos todo cuanto está en nuestra mano para alargarles este plazo. Por mucho que las instalaciones estén en buenas condiciones y el trato que les dispensemos sea inmejorable, para ellos no es suficiente, porque les falta lo más preciado: el cariño de su dueño (que es, en definitiva, quien verdaderamente lo conduce a la eutanasia)

Debemos luchar con fuerza por cambiar nuestras raíces, por tratar de inculcar a nuestros hijos el respeto por todo ser vivo. Sólo así evitaremos que un gran número de seres maravillosos e inocentes terminen en Albergues o Perreras y tengan que ser sacrificados.